Una broma que requiere tiempo