Sobre el debate entre Bill Nye y Ken Ham